jueves, 1 de enero de 2015

Cátedra Divina de espíritu a espíritu "Padre Eterno 1"

En esencia, presencia y potencia al universo entero, que una vez más la reunión espiritual nos encontráis vosotros Pueblo, que has una vez más dormido y has dejado una vez más tu dolencia y has puesto así mismo en tela de juicio a tu Dios, cuando en verdad os he dejado a vosotros el conocimiento de mi verdad, de mi presencia, la gracia del Unigénito que es amor, el cual derramo su sangre para la salvación de las generaciones.

Cual en verdad así mismo, dio en verdad vida al que muerto se encontraba, dio así mismo en verdad las mismas cavernas envuelto en verdad en el pecado, estaba envuelto en el mismo de liberar con la salvación de su sangre, el Cordero inmolable que llegaba a nosotros mismos, para salvación de la humanidad. Y así mismo en verdad como en el Primero y en el Segundo se encontraba en verdad nuestro espíritu en confusión, en entrega así mismo al pecado, la idolatría, al fanatismo.

Es el Tercer Tiempo era en la cual, preguntar así mismo aquellos Doce Espíritus que eran los que en verdad, El venía a darles la potestad  de ser salvadores, a entregarles la potestad de ser mensajeros, a dar en ellos mismos ese amor que hacía falta en verdad al espíritu, se preguntaban así mismo ¿vas a partir? ¿Qué será de nosotros? ¿Cuándo te volveremos a ver? Dejando así la paz en verdad del hijo amado, lo que en verdad el Tercer Tiempo de la perversidad.

He de volver cual Luz, he de volver cual Paz, para disipar tinieblas y oscuridad, porque los Pueblos se desconocerán, el hombre homicida se volverá, el hijo blasfemara contra el Padre, el Padre odiara al hijo y dejara en verdad su hogar para dar rienda suelta al pecado y a la lujuria y a la maldad.

En este Tercer Tiempo estás viviendo Israel, en este Tercer Tiempo está tu Espíritu nuevamente y aun has visto la Luz y das media vuelta a la ceguedad, aun has visto en verdad la enseñanza, la habéis tenido cual palpable en tu audífono, en tu pensamiento, en tu mismo haber, en tu mismo hacer y no tienes Fe.

Cuanta agonía ha habido en las naciones, cuantos disturbios hay una vez más del inocente que no tiene culpa y que has sido una vez más en verdad su sangre derramada ¿Dónde está la caridad de vosotros mismos?

Año 2014 de angustias, de dolores, de tragos amargos cuando esa no fue mi voluntad, pude haberte dicho da en verdad. Los vientos, los fríos, vientos que en verdad que harán estremecer a tu materia, los que sentirás hasta el fondo de tus huesos, tendrás en verdad nuevamente los movimientos telúricos, pero debéis de estar preparados.

En verdad te digo Israel, aun, aun escuchando en verdad de la alerta, aun percibiendo el aroma de dolor, de angustia no te habéis puesto a reflexionar y si en vedad has preguntado al Padre  ¿Por qué Señor? ¿Por qué aún hay tanto dolor? ¿Por qué has permitido en verdad que las tinieblas envuelvan a los espíritus encarnados?

Yo te pregunto ¿Por qué has dejado caer la semilla en la roca?  ¿Por qué has dejado una vez más llorar a tu prójimo? ¿Por qué les has causado dolor a tus hijos? ¿Por qué no has entendido que con amor se vence, se da y se logra? Cuando en verdad en nuestras vidas solamente contemplo rencores, solamente contemplo en verdad agobio, solamente contemplo en verdad venganzas contra tu hermano, por que en verdad has deseado lo peor para el que en verdad has querido odiar.

El ejemplo de mi Unigénito fue amor, escuchaste la palabra de la bienaventuranza y no eres bienaventurado, escuchasteis así mismo la enseñanza dentro de la verdad y el amor con pasificación, con ternura, porque en verdad has sido enviado como Cordero entre manada de lobos y cuando se tiene Fe se triunfa, y cuando se tiene confianza se logra, y cuando se quiere a Dios en verdad se perdona, porque tú has sido perdonado una y otra vez.

Como veo en verdad en ti la causa, la cual por instantes te he dicho Soy amor, Soy verdad, Soy perdón, búscame como Padre, que como Padre te he de perdonar, búscame como Dios que te he de hartar de los bienes Espirituales, pero no me busques como Juez, que como Juez soy inexorable. Como Juez soy una vez más que dejo de ser Padre y que dejo una vez más a ti en verdad en ese olvido, en grande magnitud que va una vez más en cavernas de oscuridad a tu espíritu, porque escuchaste y fuisteis el que quisisteis caminar, porque contemplaste y disteis una vez la vuelta y fuisteis a la ventura, que tomaste lo que ha sido prohibido para ti, que has querido en verdad evolucionar pero no en lo espiritual, por ser mejor de tus hermanos, ser una vez más el primero, ser una vez más el prepotente, ser una vez más sabio, cuando en verdad no has podido entender la primer sabiduría perfecta en el espíritu, que es una vez más la evolución de tu espíritu para llegar a mi Gloria.    

He estado en vosotros, las huestes espirituales para que en verdad sean sus confesores, sus guardianes, sus hermanos de toda confianza que puedas entregar tu cuita y tu dolor, aquellos sabrán una vez más ayudarte para que no te sientas huérfano, para que no te sientas en verdad en penumbra, pero al salir en verdad de la casa de oración, vas una vez más con la intriga, vas una vez más con la desobediencia ¿Dónde quedo la gracia de Dios? ¿Dónde quedo el perdón que en verdad te ha pedido para tu peor enemigo? ¿Has echado en saco roto la enseñanza del Verbo Divino que manifiesta así mi voluntad?

Por qué la voluntad del padre en verdad la predica el hijo y cuando el hijo ama, amando su prójimo una vez más, a lo que esta una vez más derramándose con tanta bondad, con tanta ternura, con tanta paciencia, porque ha tomado así una vez más ese lugar en el cual el cordero ha puesto una vez más su sangre preciosa para limpiar los pecados del mundo, y nosotros que habéis puesto para limpiar tu falta, para limpiar a tu hermano y semejante que lleva odio y rencor, para dejar en verdad en los pueblos, en las serranías y en todo lugar que se encuentra una vez más la confusión y el odio entre unos y otros.

¿Dónde está la oración de vosotros? yo te escuchado ha sido solamente señor dame fuerzas, dame una vez caridad, multiplica mi trabajo, cuida a mis hijos. Tu hermano del mundo no lo has puesto en tu pedimento, no has puesto el sufrimiento de los que están allá que no conocen de esta ley, ellos son los huérfanos, ellos son los que en verdad llevan cautiverio, Por qué llevan fanatismo y no tienen paz espiritual, no tienen conocimiento de la verdad.

¿Qué es la verdad? Es una vez más lo que vosotros como Espiritualistas Trinitarios Marianos lleváis ¿Qué es lo que tienes una vez más que entregar y lo arrojas cuando lo recibes? porque tienes en verdad en ti tu creencia que para ti Dios es único y que a ti solamente te está entregando, no habéis escuchado la voz que te ha dicho es una vez más Ley de amor, es una Ley que tiene principio pero no tiene final, el final lo haces tú con tu desobediencia, el final acortas tú la caridad pon tu impaciencia, porque no tienes calma, porque no buscas en verdad a ti mismo el progresar espiritualmente, porque no llevas en ti la obediencia a si mismo primeramente a la Ley que es para retención del Espíritu, para no pecar, para no concluir ideales que son los que estropean así mismo tus pensamientos, tu lengua, tus manos, porque lo he dicho a si mismo marcado estas en verdad por ese Triángulo de perfección, de amor.

Te olvidas que esta el Padre contigo, que estas en la orientación del hijo y que estas siendo iluminado por la esencia de mi amor, cual Dios de caridad, cual Dios de Perfección, cual Dios que no se equivoca, porque el equivocado eres tu cuando desobedeces, porque el equivocado eres tu cuando has querido hacer de esta Ley tu voluntad y en verdad te digo no lo permitas, no lo permitas, en verdad te lo repito mi mano diestra sacude este árbol perfecto, porque cairas como hojarasca, cairas en verdad como el polluelo que puedo haberse logrado  y no se logró por su imperfección, por su maldad, por su desconocimiento, porque no has podido perdonar, cuando en verdad el perdón te lo he entregado, una y otra vez.

Cuando he sido Padre de amor y te he dado en verdad nuevamente de las entregas espirituales como en aquellas manifestaciones en las cuales había una vez más retenido en un tiempo ha, porque en verdad ha sido nuevamente para complacerte, para que tomes la fe, para que cuides de estas cuatro humildes paredes, que no son el vendaval, que no son para hacer bullicio, que se deben de respetar, por que en verdad es un lugar ajeno a ti mismo materialmente si así lo quieres, espiritualmente es un Santuario, donde mi presencia viene a derramarse en amor, en esencia, en presencia y en potencia, para dejar esclarecidos estos cuatro ángulos que son en verdad de Luz, donde cuatro Arcángeles Celestiales velando están, por que en verdad cuando fue iniciada en verdad esta obra en estas cuatro humildes paredes fueron seres de Luz, ahora son Arcángeles Celestiales los cuales he posado, porque es en verdad la necesidad de la humanidad, porque viene el desahuciado, porque viene el enfermo, porque viene en verdad el encantado, porque viene el que tiene pecados y todo ha sido perdonado, y todo ha sido amor y todo ha sido caricia.

No he venido a desconocer a nadie de vosotros, no he venido a en verdad dejarte cual en verdad maldad, ni dolor en tu espíritu, si no he venido en verdad a perdonarte y a decirte Israel despierta, despierta a la virtud espiritual, despierta al conocimiento de lo que llevas, lo que llevas palabras en verdad en vida de toda mi sabiduría y perfección.

Porque supo amarme, porque reconoció que esto es mucha responsabilidad, que para llevarlo así mucha preparación y conocimiento a ser el bien no ha desgarrar, no a ordenar, no a invertir lo que no te corresponde, que si en verdad se te da una vez más los Ángeles Celestiales cual protectores como gracia y como preparación no la alejes a ti mismo, porque quitas esa gracia, arrebatas lo que en verdad no te pertenece y lo arrojas al polvo y ¿Que llevas nuevamente vestidura de odio? nuevamente desobediencia, nuevamente el decir que serás mejor haciendo tu libre albedrio ¿Qué esperas Israel para levantarte? ¿Quieres una vez más que levante mi palabra para que te quedes cual huérfano? ¿Quieres en verdad sentir el dolor de la soledad y que en ti mismo quedes al vacío? ¿Por qué no llevas obediencia?

Mira en verdad año 2014 con una gran tristeza, con una gran amargura el espíritu llorando se quedó, el espíritu pidiendo clemencia, por que en verdad no fue en verdad un año venidero de Paz y alegría, ahora en verdad te digo año 2015 dignificado así mismo el quinto, que es una vez más de alta Luz, de alta preparación, de alto conocimiento, para poder así mismo asimilar en tu espíritu caridad, amor, confusión, organización espiritual no para liberar en verdad tu espíritu y hacer tu libre voluntad, para liberar en verdad ese odio, para liberar a esos espíritus que fueron arrebatados y que en verdad han sido el dolor de ellos mismos, para liberar en verdad toda osadía de pecado y de maldad.

En verdad te digo Pueblo tienes que doblegar la marcha, tienes que doblegar un buen cumplimiento, tienes que ser un verdadero soldado no el ahora y el mañana te detengas en tu letargo, es tiempo de lucha, es tiempo de preparación.

Quieres liberar a tu País y en verdad todos sus Estados de esta lujuria, de este pecado y de esta maldad, tienes que redoblarte de los unos a los otros, tienes que llevar respeto a estas cuatros humildes paredes, no en oropel, no en riquezas, no en linajes, pero cuanta esencia espiritual se derrama, si tu valoraras lo que tienes en cada columna, si tu valoraras lo que tienes en cada rincón de esta casa humilde sois los más ricos, son los más sabios en la espiritualidad, son los más protestados en la gracia de Mi amor.

Porque Mi amor se ha derramado en todos vosotros y no lo habéis valorado Pueblo, no lo habéis valorado Componente, porque aun te falta tener ese respeto, esa convicción de amor, si un hermano tuyo te da una orden la obedeces, pero si te lo da tu Guía haces lo contrario ¿Dónde está en verdad esa rectitud en el cumplimiento? ¿Por qué en verdad hay tanto dolor en las Naciones? Por qué vosotros los habéis ocasionado pon vuestra desobediencia Pueblo.

No eres más, no eres menos, pero si eres el llamado, eres en verdad el que he hecho el llamado a tu espíritu, para decirte perteneces al Sexto Sello, perteneces al sombrío del árbol corpulento que por nombre lleva la Fe, perteneces a la fuente de la sabiduría perfecta de Dios, para que tu recibas y ¿Por qué ese cargo se te ha entregado? Por qué ha sido una vez más el lugar donde se ha derramado en verdad mi presencia en amor, en lealtad y ante todo en los corazones que han dado todo para dejar a vosotros a buen recaudo, para dejar a vosotros buena enseñanza.

Tienes una biblioteca en verdad llena de sabiduría que ningún vestigio lo tiene, que ningún lugar lo tiene, tienes un lugar para desalojar tus pecados, tu dolor y tu sufrimiento que ningún lugar lo tiene, pero lo desperdicias y lo tomas como en verdad como cualquier cosa ¿Qué quieres Israel? ¿Quieres ver nuevamente al Cristo crucificado para poder creer? ¿Quieres ver nuevamente en verdad que el diluvio se vuelva hacer en tu espíritu para poderte arrepentirte?

¿Dónde está una vez más la obediencia entre vosotros mismos? Si componente con componente no se pueden ver, si pueblo con hermano no se puede ver, de qué sirve la enseñanza de Jesús, de qué sirve la entrega de María, si dijiste así mismo inclinado su faz, inclinado su rodilla pidiendo misericordia para nosotros mismos y sois los ingratos y sois entre más tienes caridad y más caridad, más pecado llevas, más culpa llevas, más desobediencia por qué quieres hacer de la casa de oración tu voluntad.

¿Dónde está Dios? ¿Qué Dios significa para ti? ¿Qué es la palabra Dios en tu espíritu?  Cuando en tu corazón no hay más que odio y rencor, cuando en tu lengua hay blasfemia o maldición contra tu hermano ¿Qué eso te ha enseñado mi unigénito? ¿Qué eso te ha entregado las divinidades? Que han sido amorosas llenas de ternura y de gracia y que si habido reclamo es para que no peques más, para que tus problemas y tus angustias se aparten y que veas que ahí está el error, de que no has estado firme con esa Fe, y que no has estado firme con la entrega del mundo espiritual, por qué pides más, que más puedes pedir si se te ha dado la primer lección y no la has podido entender.

¿Y Cuál es en verdad el mandato de Dios? ¿Cuál es en verdad el perdón de Dios entre vosotros? Si se te perdona y se te entrega, si se te concede y se te da, te engrandeces, te envaneces pero te olvidas del dolor de tus semejantes, te olvidas de tus semejantes y hermanos y vas nuevamente como lobo hambriento a querer desgarrar en verdad la túnica de tus hermanos y vas nuevamente a querer una vez más ha posesionarte en el espíritu para poderlo una vez más humillar, yo no te he venido a humillar, yo he sido Padre de amor, he sido Padre de perdón, he sido el Padre amoroso que no te he dejado en la orfandad y tu dejas en el dolor a tu Pueblo y a la creación de Dios, por qué en verdad solamente pides para ti.

La oración debe de emanar de tu corazón, de tu espíritu, de tu buena voluntad, la oración debe de emanar de sentir el dolor de tu hermana humanidad, la oración debe de emanar del llanto de los que lloran, la oración debe de emanar de aquel que se encuentra en silla de ruedas y que no puede valerse por sí mismo, por qué se siente desvanecido, la oración es de aquel que no ve y que tu miras y miras y ves que en verdad pasa, ve que caridad lleva, ve por qué en verdad no hay paz en la Naciones.

Te ha dicho una vez más mi Unigénito que tú eres el mensajero de la Paz, que tú eres el discípulo pero que debes de dejar de lo tuyo para que que en verdad lo de Dios se vierta Divinamente, perfectamente, sin poner, sin quitar, si no entregarla así mismo en viva voz, en armonía, en preparación y gracia.   
No contemplo, no contemplo más que en verdad desobediencia, el que viene quiere tomar el lugar de su hermano, quiere enseñarle, cuando no ha podido una vez más aprender la primera lección, que se vierte así mismo en verdad en vuestro espíritu la soberbia, cuando no has podido una vez más retener en ti mismo tu dolor, pero cuando tienes dolor bienes en busca de la salvación ¿Quién le da la salvación a tu hermano del mundo? ¿Dónde está la mano que se extiende? ¿Dónde está la enseñanza que te dice es el pan de vida eterna y que lo tienes que multiplicar, lo tienes que multiplicar a las Naciones, a los Pueblos?

Que eres el brujo y el hechicero, que por ello temes, témele mejor a tu maldad, témele mejor hacer injusto, témele mejor a blasfemar en contra de tu hermano a eso debes de temerle, no a que te digan que eres el brujo y el hechicero.

A Dios siempre lo han desconocido como Padre y cual una vez más, cual en verdad en el sanedrín le preguntaban así mismo los doctores de la Ley ¿Eres tú el hijo de Dios? ¿Eres tú una vez más el profeta? ¿Eres tú el que en verdad vienes a en verdad  alborotar al pueblo? ¿Quién eres? Con esa humildad, con ese amor tú lo has dicho ¡Yo Soy el Hijo de mi Padre! Y vengo a entregar una vez más la verdad, porque nadie de vosotros lleva la verdad aun siendo los que están preparados.

 ¿Qué es la verdad para el pueblo de Israel? El ser amoroso, el llevar amor, el llevar salud, el llevar caridad espiritual, no hablo de lo material, lo material se labora con el sudor de su frente de cada uno y de cada cual, yo hablo de lo del espíritu y a que ha venido Jesús en este Tercer Tiempo en presencia, en espíritu y en amor, a liberar al esclavo del pecado, a liberar una vez más al que en verdad tenía sed y sé que se le dio de beber agua viva, a liberar y a dejar una vez más todo odio y rencor para poder una vez mas no ser el náufrago de la mar embravecida.

Tabla de salvación lleváis, luz de luz, perdón y amor, caridad de Padre, unificación del Hijo, esencia del espíritu de Luz, caridad de Madre que se vierte en vosotros mismos para no ser cautiverio de la orfandad, de sentir frio, de sentir dolor y sufrimiento por que en verdad eso no lo quiero.
Pregunta el que aún todavía no cree en Mi y ¿Por qué lo permites señor?  Te contesto porque tiene pecado, que has una vez más contra decido así mismo tu vida, porque has hecho el desobediente, porque has una vez más llevado en ti lo que no te he entregado, y has querido una vez más hacer tu libre albedrio, pero hay de ti te digo momento en verdad vas a tener nuevamente llegar.

En este instante te digo levántate Pueblo mira año 2015, en verdad tiempo de esfuerzo, de doblegar la marcha, de vencer la oscuridad, de dejar preparación al espíritu en vosotros en  lealtad, amor, obediencia no te digo en verdad invadas la casa de oración para sentirte bendecido y después vallas a tu libre albedrio que quieres el becerro de oro, el perdón en riqueza, el perdón una vez más en abundancia, cuando se te ha entregado una vez más en abundancia a tu espíritu y por añadidura y no lo has analizado, y no lo has querido retener, qué ha pasado el día, ha llegado la noche y has tenido el pan tu mesa, no en abundancia pero tampoco en escases


Por qué soy Padre de amor y no te he dejado morir de hambre, no te he dejado una vez más llorando solo, no te he dejado una vez más aclamar misericordia pero que en verdad la clames para bien para tu hermana humanidad, eso es amor Israel, esa es mi voluntad y no la habéis una vez más podido llevar un vez más en tu corazón, en verdad te digo nuevamente el tiempo para el tiempo está dado, la acción que es juventud, hombre, mujer, anciano van a recibir cuando en verdad vosotros os preparéis para hacer el bien donde llegas.

No hay comentarios: